lunes, 8 de junio de 2009

La moda desde 1900 hasta 1950

Como ya hemos nombrado anteriormente, es con Charles Worth cuando se inicia la moda, o al menos la moda tal y como la conocemos hoy en día. Sin embargo, esta moda se fundamenta en la aparición del concepto de la higiene, a finales del siglo XIX. Es en este siglo, en este momento, cuando cae el poderoso Ancien Régime, cuando la Burguesía se hace con el poder, cuando se destrona a la Aristocracia, cuando se inicia el vestido, cuando comienza la Belle Époque. Esta distinguida época se caracterizó por su rescate de la singularidad, del estilo aristocrático, su distinción y diferenciación, que habían sido anulados por el academicismo burgués. Esta nueva singularidad viene de la mano de influencias artísticas tales como la música, la pintura, y el arte, las cuales, combinadas, dieron un resultado asombroso. ¿Liberación? Tal vez podríamos así llamarla. Belleza despojada de acorsetamiento, estilo suelto, colorido, sensual...la moda de las cocottes.

La Belle Époque



Pero no nos olvidemos de Worth. Worth consideró la moda como "el espacio vacío de la continuidad del cambio a partir de un objeto que se degrada antes de que se desgaste". Nada ha cambiado hoy en día. Esta moda worthiana, aristocrática y de corte, muy distinta de la estadounidense, se vio inmersa en la modernidad a la muerte de la Reina Victoria de Inglaterra, con la consiguiente desaparición de la moda victoriana. En esta moda francesa surge un nuevo artista, Poiret, quien encontró su inspiración en el Art Noveaux. No podemos iniciarnos en la moda sin nombrar a quien es considerado el maestro de Chanel, su precesor por excelencia, quien llevó a cabo una de las revoluciones de la moda más importantes. Aparecen nuevos cortes, nuevos estilos, colores chillones y sombreros ostentosos. Es Poiret el responsable de la caída de la corsetería femenina, un distinguido símbolo burgués.

Aquí encontramos un video sobre Poiret, y una representación de la Belle Époque.

La moda, como concepto social, se ve ligada y afectada por cualquier cambio en la sociedad. Y eso mismo ocurrió a principios de siglo. "Algunas veces las princesas andan en autobús o a pie por las calles". Aparece el automóvil. La moda pasa a la calle.

Por el contrario, la moda rusa mostró una rígida oposición ante la influencia de la Modernidad. Era una moda también aristocrática, ostentosa, poderosa. Era una moda antimoderna. En el primer atisbo de libertad, ésta dio paso a la modernidad, surgiendo la moda constructivista soviética. "Comodidad, belleza, elegancia". Tan solo tres palabras.

Grace Kelly en la Ventana Indiscreta,
ejemplo de la Moda Constructivista Soviética.


Los felices años 20 también fueron felices para la moda. La moda de las abreviaturas: el cambio abreviado, la falda abreviada. Una moda tubista, un estilo tubista, "las mujeres tubo" de Léger.
Pero los años 20 tienen otro nombre: Chanel.
"La moda se pasa de moda, el estilo jamás". Creadora del estilo "chic pobre", la irregular, solitaria y singular Coco inventaba un estilo mientras sus colegas de profesión pensaban únicamente en estrenar modas. Una mujer bien vestida sería, a partir de entonces, una mujer poco vestida. Exigirá gustarse a sí misma en primer lugar, antes de intentar complacer al espectador. Coco dio lugar a la mujer,y al igualarse a los hombres, acabó por ser superior a ellos.
Este nuevo estilo, nuevo género de comportamiento, no era ni masculino ni femenino: era el suyo.


Gabrielle Chanel



El vestido atiende en cada momento histórico a las situaciones políticas. No lo pongo en duda. Conocemos la moda de los años 30 como una moda carnavalesca, como símbolo de reivindicación ante la política totalitarista. Pura ironía. Aquella exageración de sombreros y maquillaje, muchísimo maquillaje, que simulaba ese amor incondicional por aquellos mandatarios.
Un dato más bien curioso, no sin menor relevancia: el bordado de las estrellas de David sobre la ropa de los judíos gue el factor impulsor de la moda, estadounidense, de imprimir rostros, dibujos o inscripciones sobre las t-shirts.

En los años 40 la moda vuelve a plasmar aquella terrible situación política. Situémonos en la Francia ocupada. La moda se reivindica, la moda parisina deja de existir. No podemos hablar de moda.
A su vez, también remarca el fin de esa guerra, quería hacerlo, se reinicia a sí misma. En 1945 aparece el "New Look" de Christian Dior, la reutilización de la moda. Vuelve la elegancia dieciochesca, los colores vivos, el exceso de telas. Vuelve la moda francesa, y vuelve a lo grande.

Llegamos a la mitad de siglo, al momento más ardiente de la lucha entre Estados Unidos y Francia por la hegemonía de la moda. Por un lado, el "ready-to-wear" estadounidense, el think-pink y el consumismo; por otro lado, el "hiperrefinamiento de los 50" europeo. Dior y Givenchy mantenían un secretismo absoluto respecto a sus diseños, mientras que Chanel festejaba que la copiaran. "Nadie lo hará como yo".
Surge el término modernistas, considerados como los mejores diseñadores del siglo XX. Watteau (Dior), Fragonard (Givenchy) y el Picasso de la moda (Balenciaga) estarían en boca de todos.
La repentina muerte de Christian Dior en 1957 desorientó a la moda de los 50, y dejó un mal sabor de boca en esta moda de la primera mitad del siglo XX.

Ready-to-wear.1950






Audrey Hepburn luciendo
un modelo de Givenchy


Eva María Pulido Maroto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada